Buscar

BUSCANDO ENTRE NUESTRAS RAÍCES


En esa búsqueda interminable entre las páginas de los libros que nos cuentan a Venezuela, me tropecé con un escrito del Profesor José N. Varas Ponce , quien hace una especie de listado de los juegos más tradicionales que teníamos los venezolanos hasta bien entrado el siglo XX y desde tiempos coloniales, en ese texto reflexiona y sostiene el hecho de que “ NUESTRA CULTURA TAMBIÉN ES MESTIZA” y dice: “


Paralelamente al mestizaje de sangre, ocurrido entre indios, blancos y negros, que dio lugar a una población realmente venezolana, también se produjo un mestizaje cultural, con los aportes de estas tres culturas. Los juguetes, los juegos, los cuentos, las tradiciones y leyendas son expresiones de ese mestizaje.



A continuación, podemos leer la descripción que hace el Profesor José N. Varas Ponce de algunas de esas expresiones:


JUGUETES TRADICIONALES


Actualmente el avance de la civilización ha provocado la desaparición de los juguetes tradicionales o, en el mejor de los casos, han pasado al olvido o la marginación. Los juguetes tradicionales de fabricación casera o artesanal han sido desechados por los juegos electrónicos o por los atractivos diseños industrializados. En gran parte, esto es consecuencia de la globalización de las economías nacionales que han esparcido por todo el planeta novedosos y atractivos juguetes.



El caballito de palo. Es un juguete universal, data del siglo XV europeo, seguramente surge como un homenaje a este noble animal y al gran servicio que le ha prestado al ser humano, y como una manifestación de las costumbres de la época. En cuanto a Venezuela no debemos olvidar que el caballo fue introducido junto con otras especies de ganado por los españoles.



El caballito de palo consiste en un palo que termina con una cabeza de trapo diseñada artesalmente que imita la del caballo, de la cual se derivan las riendas que usa el jinete para conducir el animal. Montado sobre ese sencillo juguete, muchos niños han puesto a volar su imaginación, fantaseando ser muchos personajes importantes: caballeros de la Edad Media, grandes guerreros o héroes, excelentes llaneros,…



La muñeca de trapo. Es un juguete universal, muy usado a partir de la Edad Media. En Venezuela ha tenido vigencia a través de todas las épocas, ¿qué niña v enezolana no ha tenido una muñequita de trapo?


Existe una importante industria artesanal de muñecas de trapo dispersa por todo el territorio nacional. Se elaboran en pequeños talleres o simplemente en las casas de familia.


Era difícil que una familia venezolana con hija (s), no la acompañara también una muñeca de trapo. Esto a pesar del gran auge de la industria de la muñequería, nacional y extranjera, la cual cuenta con diversos tipos y diseños. Destacan por el color de la piel, el tipo de pelo, el modelo de vestido y de zapatos. Sin embargo, la muñeca de trapo siempre está allí, compitiendo con las demás y sigue siendo la preferida de muchas niñas.



El papagayo o volador. Es un juguete de origen asiático, de allí pasó a Europa y luego fue traído a Venezuela por los españoles. El juego lo practican preferentemente los niños varones. Fue utilizado como un símbolo protector en China y Japón, y ha sido usado también para enviar señales. Benjamín Franklin lo utilizó en sus experimentos relacionados con la invención del pararrayo.


En Venezuela, la falta de espacio en las grandes ciudades lo ha relegado a las poblaciones pequeñas. Sin embargo, sigue siendo muy popular. Su elaboración amerita un trabajo laborioso: tomar medidas, escoger el material y diseñar el modelo. Pueden ser multicolor, representar figuras, sobre todo de aves, y se le anexa una cola de tela para darle mayor estabilidad.





Su popularidad ha dado lugar al uso de metáforas, como: “se le enredó el volador”, para aludir a complicaciones que surgen en un hecho cualquiera.



El trompo. Desde la Edad Media, se conoce su uso en Europa. En países como Inglaterra, su uso se relacionaba con festividades religiosas cristianas, ca da Parroquia tenía su trompo, que se bailaba todos los años, el martes de carnaval, cuando se llevaban a cabo desafíos interparroquiales.


Fue traído a Venezuela por los españoles, donde se convirtió en un juguete muy popular. Se baila básicamente durante las Navidades, cuando niños y jóvenes organizan grandes desafíos. Es un juguete de fabricación casera o artesanal, tiene forma torneada semicircular y una punta metálica. Se juega enrollándole un cordel o guaral alrededor y lanzándolo al suelo haciéndolo girar sobre su propio eje.



La zaranda. Este juguete está conformado por una totuma de las más pequeñas y redondas, la cual es atravesada en forma de eje por un palito. En la parte superior del palito se enrolla un cordel o guaral que al halarlo la hace girar como un trompo. Actualmente también se fabrica industrialmente.



La perinola. Es un juguete muy popular en Venezuela, formado por dos partes: una superior o cabeza de forma cilíndrica y hueca y una inferior o estaca en la que debe encajar la primera, ambas partes están amarradas a un mismo cordel, lo juegan niños y adultos, de ambos sexos. Es fabricada de madera, plástico o con pequeños envases de hojal ata, su práctica permite el desarrollo de importantes destrezas motoras, demostradas mediante la velocidad y aciertos del jugador.






El garrufio o zumbador. Es conocido desde tiempos remotos en todos los continentes. En Venezuela, lo juegan generalmente los varones, su elaboración es muy simple, puede ser con las tapas metálicas de refrescos o con recortes de hojalata a las cuales se le abren dos agujeros en el centro a través de los cuales se pasa un cordel o guaral. El guaral se hace girar y luego se estira, haciendo que éste de enrolle y se desenrolle para que el disco de vuelta.


La competencia consiste en que el contrario debe cortar el guaral del garrufio de su contrincante.



El yoyo. Es originario de China, aparece pintado en vasos milenarios de cerámica griegas, de lo que se deduce que China, pasó al Mediterráneo, de allí a Euro y de ésta a América.


Se fábrica de madera, actualmente se ha industrializado y se fabricó de plástico, los juegan niños y adultos de ambos sexos.


Consta de dos partes circulares unidas en el medio por una pequeña cuña cilíndrica que las mantiene separadas a una corta distancia. En la cuña se enrolla un cordel que permite al niño hacerlo subir y bajar.



Metras o pichas. Son bolitas de barro, madera, vidrio o porcelana que se hacen rodar sobre el suelo para chocarlas unas con otras utilizando los dedos de la mano. En ocasiones se sustituyen por semillas esféricas. Existen infinidad de variantes para este juego, pero los más comunes son: el choque de una metra con otra y la riña que se hace a partir de un cuadro mercado en el suelo.



JUEGOS TRADICIONALES


Las rondas. Es un juego, mayoritariamente jugado por niñas, consiste en la formación de un círculo en el que los participantes se agarran de las manos y cantan canciones típicas de esta actividad. La música y letra de las canciones puede variar según la región, en Venezuela son populares arroz con leche, la señorita y la víbora de la mar.





Carreras de sacos. Se organizan con ocasión de las fiestas patronales o religiosas de las ciudades, pueblos y caseríos. Es una carrera en la cual los participantes cubren sus piernas con unos sacos que deben sostener con sus manos. Se fija una salida y una meta. Para avanzar sólo es válido saltar, sin soltar el saco. El primero que llegue a la meta es el ganador. Lucen graciosos aquellos competidores que tienen las piernas más largas que los sacos.


El palo ensebado. Un grupo de participantes intenta trepar a un palo o poste que ha sido previamente engrasado para aumentar la dificultad de la tarea, cuyo premio se ubica en la parte superior.


El palito mantequillero. Un niño esconde un palo o varita y el resto debe buscarlo. El niño que sabe la ubicación del palito da pistas a los participantes usando la palabra caliente cuando están cerca y frío cuando están lejos.


La candelita. Cuatro niños se esconden detrás de cuatro columnas o árboles, donde están protegidos, un quinto participante se acerca a uno de ellos y pide “una candelita”, el niño en el árbol o columna dirá “por allá fumea” señalando hacia otro de los participantes. Mientras el que busca la candelita se dirige al lugar indicado, el resto se moviliza intercambiando posiciones, el que busca la candelita debe ocupar el puesto de uno de ellos en ese instante. El que se quede sin árbol será el siguiente en buscar la candelita.


Todos esos juguetes y juegos, o algunos de ellos, en algún momento formaron parte de nuestra infancia…hoy en día, las tecnologías, la digitalización, la realidad aumentada, la realidad virtual y en fin, todo lo relacionado a esta era de la electrónica, sin duda han dejado en el olvido todos aquellos juegos y juguetes, sin embargo todos ellos cuentan parte de la personalidad de aquel país que tanto amamos, y sería Realmente divertido si como comunidad, un día nos propusiéramos una especie de festival o Gymkana junto a nuestros hijos y nietos para mostrarles y hacerlos participes de algo que también sabe a Venezuela.


Visit Schmidt Fine Art Gallery to view their Collection of art





39 vistas
 
  • LinkedIn

©2020 por VenezuelaenHouston.info