Buscar

Del folclore oriental venezolano “La Malagueña”


Presentada por Schmidt Fine Art Gallery


Venezuela, como todos sabemos, es un país marcado por la diversidad.

Desde siglos pasados, nuestra tierra ha sido punto de encuentro de numerosas culturas; culturas que se han asentado desde nuestros antepasados hasta nuestros días. Lo mismo pasa con el aspecto musical, la música venezolana no es más que una mezcla de diferentes gentilicios, culturas, razas, religiones, etc.; que ha ido evolucionando y desarrollándose progresivamente, a tal punto que actualmente se puede decir que tenemos de las manifestaciones musicales y folklóricas más ricas a nivel internacional.


Suscribace a nuestro blog

Adentrándonos en este tema, y con el propósito de conocer un poco más acerca de nuestras manifestaciones musicales populares, veamos específicamente en la zona del Oriente venezolano.

El oriente venezolano está conformado hoy por los Estados Anzoátegui, Monagas, Nueva Esparta y Sucre, todas esas tierras formaron parte desde la colonización de aquel territorio al que llamaron La Nueva Andalucía, y así le llamaron porque casi la totalidad de los pobladores y conquistadores que llegaron desde España luego del descubrimiento, provenían de las tierras andaluzas, Extremadura y de las islas Canarias.




De Europa llegaron instrumentos de cuerda, como el arpa, la guitarrilla renacentista, el violín, la mandolina. También las flautas, la pandereta, cascabeles, campanas, redoblantes, entre otros. De España también nos llegaron formas musicales, instrumentos, danzas y bailes de cada región de aquel país, así como elementos de raíz árabe.

De los andaluces nos llegó el flamenco y de los canarios la malagueña, mientras los misioneros y maestros de capilla enseñaron villancicos y aguinaldos.


Fue por el oriente venezolano por donde comenzó la conquista, la colonización, la evangelización y obviamente el mestizaje, los géneros musicales que hoy denominamos como orientales, al igual que las artesanías o las danzas tradicionales, son el resultado de un largo proceso de búsquedas expresiva.


En éste intervienen múltiples criterios estéticos y musicales, tanto individuales como colectivos, que finalmente van a dar un producto con forma distintiva, reconocible y única, por tanto, al igual que otros géneros orientales, tales como el polo, la jota, el punto y llanto, la fulía oriental, entre otros, La Malagueña es de origen europeo, pero adentrémonos un poco en cómo definir ese género que sentimos tan nuestro quizás porque nuestra memoria genética así nos lo recuerda.


La Malagueña se trata de un canto de indudable origen hispánico, que improvisa en estilo y ritmo libre, pero basada en acordes de acompañamiento repetidos.


La enciclopedia Salvat de la música la define como una forma típica del canto popular andaluz, así como también de la danza de aquella región española. Es una de las modalidades del fandango (así como las rondeñas, granadinas y murcianas son las variantes de Ronda, Granada y Murcia.





Aun cuando es notorio su origen europeo, esta expresión tiene un carácter bien característico y propio de la tradición musical del oriente venezolano, debido al largo proceso de sincretismo sufrido con los aportes africanos e indígenas.


En Venezuela está asociada con las expresiones tradicionales populares del oriente. Empleadas para animar los velorios de cruz La Cruz de Mayo en los estados Monagas y Anzoátegui, así como cantos para las pascuas en Nueva Esparta.


Desde un punto de vista armónico, la malagueña se diferencia de la jota, por sus modulaciones de la tonalidad mayor a su relativo menor, llevando un acompañamiento en compás ternario. Sin embargo, utiliza los mismos instrumentos acompañantes que otros cantos orientales: el cuatro, la guitarra y el bandolín.





Emplea cuartetas en versos en decasílabos y también dodecasílabos, en las que se rinde homenaje a la virgen del Valle, se expresa la cotidianidad de los pueblos pesqueros, se relatan acontecimientos históricos y se cantan los más variados sentimientos.


Aun cuando su aire es bastante reposado, se conoce de una variante denominada malagueña carrera, de ritmo más rápido, que usa cuartetas endecasílabas, que se entona repitiendo el primer y último verso de la cuarteta.


Suscribace a nuestro blog


Presentada por Schmidt Fine Art Gallery




4 vistas
 
  • LinkedIn

©2020 por VenezuelaenHouston.info