Buscar

Dos corrientes impetuosas

Una de las grandes bellezas naturales del estado Bolívar es el encuentro de dos ríos: el Orinoco y el Caroní, marrón uno, negro azulado el otro, quienes se acompañan durante un largo trecho, formando lo que se conoce como Caronoco.


Esta pareja de ríos ejemplifica lo ideal de una relación interpersonal, se acompañan, no se diluyen el uno en el otro, sino que mantienen su carácter, color y ecología mientras les corresponde andar juntos.



Hay una leyenda indígena que cuenta que el Caroní es una mujer (Caroní en lengua indígena traduce Hija de la Luna) y el Orinoco un hombre, de etnias diferentes, se enamoraron y lucharon con sus respectivas tribus para poder consumar el matrimonio, que se manifiesta justo en la desembocadura del Orinoco.


El Caroní es un río de acero negro pulido y entra como una daga limpia en el costado fangoso del monstruo de tierra del Orinoco marrón.



Hay un trecho en que no se confunden, el río limpio que viene en la solitaria montaña parece no querer mezclarse con el río turbio y sucio que viene manchado de las tierras dañadas por el hombre”, así, Don Arturo Uslar Pietri describió magistralmente al fenómeno, que genera admiración en todo aquel que lo contempla.


Dicen los guayaneses, que respirar el aire de la Guayana venezolana conserva el alma y enaltece la fibra de la vida. Desde allá lejos se aprende a soñar en medio de la nostalgia. Quien ve el Caroní, cree ver a una hermosa mujer que ríe de emoción porque siente en sus entrañas las fuerzas del amor.


Sus aguas oscuras representan el misterio lleno de sentimientos profundos que nacen entre rocíos para emprender su marcha que va de prisa a encontrarse con su amado: el majestuoso Orinoco. Y es justo allí, sobre uno de los puentes modernos que pasa sobre el Río Caroní, el Angosturita en San Félix, donde se produce ese encuentro mágico de dos corrientes impetuosas que han jurado amarse eternamente... donde se puede ver como hay dos aguas que están juntas, pero separadas a la vez, es como si se hablaran al verse frente a frente, donde el viaje del Caroní que viene desde el sur, serpenteando los duros suelos del macizo guayanés, se encuentra con el viaje del Orinoco vigoroso, que viene desde el oeste en búsqueda del Atlántico.


Evidentemente el espectáculo natural que representa el encuentro de ambos ríos tiene una explicación científica...pero nada es tan poco romántico ni poético como una explicación científica, y es por esa misma razón que no incluiremos en esta nota.


Visit Schmidt Fine Art Gallery to view their Collection of art





42 vistas
 
  • LinkedIn

©2020 por VenezuelaenHouston.info