Buscar

GUZMÁN BLANCO, EL CAUDILLO DE LAS GRANDES COMISIONES

Guzmán nació en Caracas el 28 de febrero de 1829 y gobernó a Venezuela en tres ocasiones.

Patrocinado por Schmidt Clothing. Compre ahora en ropa schmidt


Esto nos lo relata el doctor Bernardo Mata Illas, quien nos hace llegar la gráfica de este aporte informativo y agrega: “Guzmán Blanco nació en Venezuela, pero siempre tuvo su corazón en Francia y si lo hubiesen dejado, hubiese afrancesado al país como nadie se lo hubiese imaginado.

Era además de militar, estadista, caudillo, diplomático, abogado y político venezolano, un hombre de sólida formación cultural e intelectual, quien durante toda su vida realizó viajes fuera del país, especialmente, a Francia.


Durante sus gobiernos realizó obras que modernizaron gran parte del país, entre las que se encuentran la Plaza Mayor de Caracas, a la que convirtió en un espacio urbano y le instaló la primera estatua ecuestre de Simón Bolívar.



Susrcibace a nuestro blog



Luego construyó hermosos bulevares (inspirados en los existentes en París), de los cuales algunos desaparecieron y otros quedaron como el Parque El Calvario y los bulevares de las esquinas de Las Monjas y Padre Sierra y el de Las Monjas y San Francisco; la Plaza Guzmán Blanco donde como el gran ególatra que era, mandó a instalar su propia estatua que se conoció como El Saludante.


Guzmán ordenó también la creación del Panteón Nacional (1874-1875) sobre las ruinas de la Iglesia de la Santísima Trinidad, mandó construir el Capitolio Federal (1873-1877), el cual sería también conocido como El Capitolio; decretó el Himno Nacional (1881), construyó el Gran Templo Masónico de Caracas, el Teatro Baralt, en Maracaibo; inauguró la era de los ferrocarriles, la creación del Registro Civil, instaló los primeros teléfonos, impulsó la educación mediante el Decreto de Instrucción Primaria Pública y Obligatoria (27 de junio de 1870) y construyó carreteras, acueductos, y otras obras públicas.


De igual manera mandó a reformar el convento San Francisco para convertirlo en la sede de la Universidad Central de Venezuela, siendo en 1873 cuando se realizaron los cambios en su fachada para darle el aspecto neogótico que hoy conocemos.


Guzmán fue el responsable de la modificación uno de los edificios más representativos de ese cambio que se quería producir (de aldea a ciudad) la casa de gobierno, pues paso de llamarse Palacio de Miraflores y el arquitecto Juan Hurtado Manrique, responsable de la mayoría de las obras ordenadas, se encargó de transformarlo del estilo colonial al neoclásico.


También ordenó construir el Templo de Santa Teresa, el Teatro Municipal Original Teatro Municipal Guzmán Blanco, la Iglesia de Santa Capilla, inspirada en su homónima de París: los puentes Regeneración, (conocido hoy día como Puente Hierro) el primer puente que se construyó sobre el Río Guaire y el puente Curamichate que ya no existe pero estaba ubicado en la esquina del mismo nombre, el Ferrocarril Caracas-La Guaira y la capilla Nuestra Señora de Lourdes, en Paguita.


Guzmán Blanco también introdujo la modernidad en la creación de hospitales, escuelas (el Decreto de Instrucción Pública y Obligatoria), el Instituto de Bellas Artes, la introducción del servicio telefónico entre Caracas y la Guaira, construcción de acueductos, el telégrafo, la luz eléctrica y el sistema de cañerías que por estar mal asesorado todas fueron a dar al Río Guaire.


El autócrata también fundó la Academia Venezolana correspondiente de la Real Academia Española, pero también se hizo levantar estatuas en muchos lugares del país, las que luego fueron demolidas por el pueblo. Una en la plaza de San Francisco, de Valencia. Otra en la plaza Capitolio, en Caracas. En la plaza de San Isidro, Ciudad Bolívar, un obelisco con su busto. En la Colina del Calvario y en la plaza de Valle de la Pascua, etc.


Independientemente de ello, la historia no lo puede absolver pues fue un corrupto que se lucró de los dineros del Estado, tanto que los grandes negocios y comisiones que recibió, lo que le permitió adquirir un palacete en París, digno de nobles millonarios europeos. De igual manera, durante sus gestiones públicas no se respetaron los derechos humanos ni las libertades fundamentales, y siempre mandó con mano férrea e incluso mandó a fusilar a algunos de sus enemigos políticos.


Antonio Guzmán Blanco murió en París el 28 de julio de 1899 y cien años después sus restos fueron llevados al Panteón Nacional".


Gracias al doctor Mata Illas por su aporte informativo.




Susrcibace a nuestro blog



6 vistas
 
  • LinkedIn

©2020 por VenezuelaenHouston.info